Dolor y Miseria Viven Niños en Crematorio

Dolor y miseria viven ninos que llegan al crematorio municipal
Tegucigalpa.-   Danielito es un niño que aparenta tener ocho anos de edad, producto de la desnutricion y la mala alimentacion, pero realmente tiene trece anos y desde hace siete anos que se dedica a recoger botellas vacias en el Crematorio Municipal.
El infante no cree que le pase nada, pues desde hace mucho tiempo se dedica a buscar piezas que sean utiles para revender y llevar dinero a su casa para comprar comida para su familia.
Sus dias comienzan a las 6:00 de la manana cuando se levanta, de un viejo catre que utiliza para dormir, y se prepara con sus siete hermanos y sus padres a emprender el camino hacia el crematorio a empezar la jornada de trabajo.
“La vida es asi unos nacen con oportunidades de vivir mejor, otros solo nos queda que luchar para sobrevivir”, esas son las palabras de un niño que con los golpes de la vida ha aprendido a pensar como adulto.:
El jovencito, todos los dias pone en riesgo su salud al introducirse entre la basura y los desechos toxicos que se botan en el crematorio, pero asegura no importarle y que el olor ya no le molesta porque le es familiar.
El pequeño relato a La Tribuna que ya está acostumbrado a trabajar entre los desperdicios y que por la extrema pobreza en la que viven no le queda tiempo para ir a la escuela, porque dejarian de ganar un dinero extra para cubrir los gastos de la casa.
Danielito camina de arriba hacia abajo por todo el crematorio junto a dos de sus hermanos, Karen y Carlos, de 14 y 16 anos, que tambien se dedican a pepenar en el crematorio.
“Nosotros no sabemos del dia del niño, de navidad, de ninguna celebración que gozan el resto de los niños porque si no tenemos dinero para estar comprando regalitos porque ese poquito de billete que sacamos de la recogida de botes lo ocupamos para medio comer”, comentó Daniel con voz entrecortada.
La Tribuna constató la realidad que viven los ninos que a diario llegan al crematorio a recoger botellas, pedazos de carton, metales que otra gente desecha porque considera que ya es inservible sin imaginarse que lo que estan botando por no servir le es de gran utilidad a otros.
Daniel, al igual que unos 25 niños que llegan al crematorio no tiene tiempo para atender sus estudios ya que el trabajo les absorbe casi todo el día.  “Tengo que recoger muchas botellas para ganar mas dinero”.
RECLAMAN AYUDA
Con el crecimiento de la ciudad han aumentado las cifras de niños que todos los dias trabajan en diferentes rubros, sobre todo en el área informal, para ayudar a sostener sus hogares.   Además, están aquellos que se ven obligados a vivir de y en la calle a causa de la extrema pobreza y el maltrato que sufren en sus hogares.
En Honduras hay unos 384,832 niños desde los cinco a dieciocho años que trabajan, según datos del Instituto Nacional de Estadisticas (INE).   De esa población que trabaja 11,894 son niños y 9,752 son niñas y las edades de mayor incidencia son entre nueve y dieciocho años.
Pese a que las autoridades del Instituto Hondureno de la Niñez y la Familia (IHNFA), llegan al crematorio a inspeccionar que no hayan niños trabajando, pero cuando los hay los trasladan a los centros de esta institución, estos sólo dejan de ir por unos días y cuando sienten que estan seguros, regresan.
En el último operativo se encontro a 32 menores, los que fueron entregados a sus padres; y a pesar de ello, los ninos vuelven al botadero.
Lo que se busca es restituir los derechos de los niños que se encuentran en ese lugar, remitiendolos a centros del INHFA o entregandoselos a sus padres (que son los que los envían a trabajar).
Uno de los reclamos que mas hacen los niños, jóvenes y adultos que trabajan en el botadero es que son visitados por muchas instituciones y personas en particular pero que ninguno les lleva ayuda, sino que solo llegan a ver la situacion en la que viven y a criticarlos.
“Todos los que vienen solo vienen a criticarnos y a ver lo que hacemos, pero nadie nos trae un plato de comida o ropa, por eso no nos gusta que vengan extraños porque asi somos felices y asi nos ganamos la vida honradamente”, dijo uno de los pepenadores, apodado como “flaco”.
De acuerdo con estudios realizados por la UNICEF la pobreza ha obligado a ninos y adolescentes a trabajar, la mayoria de ellos provienen de madres solteras.
Así mismo, ha influido el alcoholismo de los padres que obliga a los infantes a buscar trabajo para alimentar a sus hermanos y a ellos mismos.  Al igual que la emigracion de las zonas aledanas a ese municipio.
POR: sembradora
Anuncios

Acerca de vidacrematoriohn

Queremos informar, tanto a los Hondureños como a la sociedad Internacional sobre la realidad que se ve a diario en los crematorios de nuestro país, tanto en la Capital como en las otras ciudades importantes. Esperamos que a través de este blog, puedan comprender más sobre la situación y estar mas conscientes al respecto.

Publicado el 05/25/2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: